Vida


Oxkintok, Yucatán

Oxkintok, Yucatán

Abrió los ojos y suspiró. Un día más, despertó a la vida.

Horas antes la angustia de la incertidumbre, como cada noche, cobró vida y ocupó todo rincón de su mente hasta que -sin importar que leyera, oyera música o navegara en internet- sólo pensaba en lo frágil de su existencia.

Inconscientemente,  como cada noche, le declaró la guerra al sueño y combatió contra él hasta que la ineludible derrota llegó: Cerró los ojos  cayendo  al mundo de la inconsciencia y aceptando que, quizás sí o quizás no, los volvería a abrir en este mundo azul de vida.

Abrió los ojos y suspiró. La vida no le soltó las amarras a su barca cuando navegaba en el río de sueños.

Ahora camina bajo el cielo azul, soleado y con nubes blancas, es el paraíso para sus ojos, y siente al viento que le toca y hace vibrar su piel.

Siente la vida un día más! … hasta que llegue de nuevo la noche y con ella la incertidumbre y la eterna batalla para no cerrar los ojos…

Anuncios