“Irresponsabilidad” en la casilla 288, en Chuburná de Hidalgo


Carmen Sanchez, la primera en la fila de la casilla 288

Carmen Sanchez, la primera en la fila de la casilla 288

Carmen Sánchez viuda del Rincón llegó a las 6:30 de la mañana a la casilla 288, en un kínder de la calle 21 con 26 de la colonia Chuburná, en Mérida.
“Son muy irresponsables”, dice cuando se le pregunta qué opina de que a las 8:47 a.m. aún no se abría la casilla. “Dijeron que van a abrir a las 9”.
“Es una irresponsabilidad”, coincidió una mujer, ya molesta por la espera a la puertas del kínder.
“Lo que sucedió es que los funcionarios de casillas llegaron muy cerca de las 8”, señaló uno de los dos varones con credenciales del Ipepac que esperaban a la puerta del colegio.
“Llegaron más bien a las 8 y hasta después de las 8”, replicó  la mujer, al mismo tiempo que escribía en su celular. Luego prácticamente gritó: “Venimos temprano para votar porque tenemos compromisos, pero ellos hacen esto porque quieren que nos vayamos y no votemos. ¡Pero no! ¡Aquí nos quedamos a votar!”.
Mientras tanto, una pareja decía platicaba sobre qué hacer. Él decía que se van; ella, “si nos vamos, ¿cómo regreso luego?”. Segundos después, él pidió parada a un taxi.
A las 8:48 a.m. en la reja del kínder apareció una funcionaria y dijo que podían entrar sólo las personas cuyo apellido vaya de “Collí a Ku”.
La inconformidad de la gente se manifestó de inmediato. “Quieres ayudar pero sólo empeorarás esto”, le dijo Luis Enríquez. “¿Y la gente que vino desde temprano y está haciendo fila?”, le cuestionó.
Otro elector le señaló: “Mejor deja que entren todos”.
Y comenzó la entrada de la larga fila de personas, unas 100, a las 8:49 de la mañana.
Carmen Sánchez, la primera de la fila, había esperado 2:19 horas. A las 9:05 salía de la casilla donde votó. Ejercer su derecho le tomó 2:35 horas.
Anuncios